¿Cómo proteges tu pelo de las fuentes de calor?

Para lucir un cabello espléndido muchas veces necesitamos exponerlo a diferentes tratamientos, ya sea de coloración, baños o calor. Pero, ¿te ha pasado que mientras más
trabajás en él más lo dañás?
En este artículo te contamos la mejor forma de proteger tu pelo de los daños extremos.

El primer paso es elegir los productos adecuados y esto no tiene que ver con marcas, si no con lo que verdaderamente le funcione a tu pelo. Probá y no te canses de probar diferentes productos hasta encontrar el indicado ya sea si tenés rulos y cabello lacio.

Elegí entre shampoos y acondicionadores sin sal, agregando siempre un baño de crema una vez a la semana para darle fuerza y volumen a tu pelo.
Una vez que encuentres los productos necesarios el mayor secreto está en los protectore de calor, pero, ¿qué te ofrecen estos?

  • Ayudan a moldear más fácilmente tu cabello ya que le otorgan más humectación y suavidad.
  • Ayudan a mantener el brillo propio de tu pelo gracias a que poseen vitaminas especiales.
  • Ayudan a fortalecerlo actuando como barrera entre tu cabello y la fuente de calor.

¿Cómo utilizarlos?

Una vez que tengas lavado el cabello podés aplicar tu protector de calor directamente sobre tu pelo húmedo antes de aplicar secador. No olvides que para un mejor resultado te
recomendamos la línea de productos Rowenta, que poseen una tecnología que ayuda a proteger tu cabello de daños, dándole brillo y forma a tu pelo.

Ya sea si posteriormente te hacés la planchita o usás el ondulador, al terminar tu peinado siempre es bueno aplicar una fina capa protectora de aceite de coco, almendras u otros aceites que no solo le otorgarán más brillo a tu cabello, si no que le ayudarán con una hidratación profunda que reducirá la porosidad propia del mismo, protegiéndolo de factores externos.

¡Con Rowenta tu cabello y vos son felices! Para más productos conocé la línea aquí.